Sí aún no conocés las verduras de mar, esta nota es para vos

Muchas veces cuando le cuento alguien que como “algas” de mar me mira con cara de “¿¿¿Qué???”, aunque muchos ya están familiarizados con las algas nori, propias del sushi.

Pero no son éstas las únicas algas que podés encontrar en el mar. Bueno, en realidad, las vas a encontrar en el almacén naturista, en el mar se te va a complicar un poco. La historia se remonta lejos en el tiempo y la distancia, ya que es en Japón en donde más se desarrolló esta costumbre.

Imaginate un territorio con la extensión de la provincia de Buenos Aires, pero con montañas y volcanes. A esto sumale una gran población: la tierra no alcanza para producir alimentos y hay que sacarlos del mar. Así que además de los peces, decidieron probar las algas, y vieron que estaban buenas, tenían muchas propiedades medicinales, nutricionales y gastronómicas.

Con el tiempo, llegando a nuestras épocas modernas, los japoneses empezaron a recolectar algas más allá de sus costas, y hoy en día incluso en el mar argentino se recolectan, se llevan, se empacan, y vuelven hasta acá con ideogramas incomprensibles en sus envases. Por suerte también algunos productores nacionales se dieron cuenta del negocio y comenzaron a recolectar, envasar y vender, y también exportar estas verduras de mar.

Las más comunes son:

  • Nori (Porphyra umbilicalis)
  • Kombu (Saccharina japonica)
  • Arame (Eisenia bicyclis)
  • Wakame (Undaria pinnatifida)
  • Hiziki  (Hizikia fusiforme)

Como te comentaba, sus propiedades son muchas, acá te destaco las principales del alga Kombu, la que más utilizo:

  • Grandes cantidades de vitamina A como betacaroteno: un excelente antioxidante que es bueno para la piel, la vista, el crecimiento celular, los huesos y los dientes, entre otras cosas.
  • Yodo: un oligoelemento esencial para el buen funcionamiento de la glándula tiroides y las funciones metabólicas en general, y también importante para el desarrollo del feto.
  • Calcio: ya sabemos que es necesario para tener huesos y dientes fuertes y sanos. Además tiene magnesio y vitamina C, que ayudan a su fijación.
  • Fibra: es fácilmente fermentada en los intestinos por bacterias buenas que regulan la flora intestinal y ayuda a regularizar el tránsito intestinal.
  • Ácido glutámico: de este aminoácido sale el famoso glutamato monósidico, ese ingrediente tan adictivo de los snacks y golosinas. Bueno, en su formato original, el AG es un resaltador del sabor, además de ser un importante neurotransmisor. Juega un papel importante en el crecimiento celular.
  • Vitaminas del grupo B, sobre todo niacina (B3)
  • Es una buena fuente de proteínas, que puede variar desde un 8% (kombu) hasta un 40% (nori) (estudio)

Con todo esto y muchas propiedades más, la kombu es ideal para tu cocina. Podés usarla para guisos, ensaladas, rellenos de tartas y empanadas, y siempre, pero siempre, para cocinar legumbres: unas tiritas de alga kombu en la cocción aceleran la cocción, resaltan el sabor y reducen en mucho la producción de gases propia de las legumbres.

¿Te gustó la nota? Compartila!

Please follow and like us:

ATENCIÓN: EL 11 DE AGOSTO A LAS 20HS DICTARÉ UNA CLASE ABIERTA Y GRATUITA DE INTRODUCCIÓN A LA ALIMENTACIÓN Y PRÁCTICAS PARA LA SALUD. INSCRIBITE AHORA MISMO EN EL SIGUIENTE FORMULARIO:





    ¿Necesitás empezar ya a hacer cambios en tu vida?

    No dejes de leer mi propuesta: Tu Propio Camino.

    Está pensado para acompañarte durante 6 semanas en tu proceso de dejar atrás todo lo que te hace mal, para desarrollar todo tu potencial a partir de nuevos hábitos y alimentación.

    Quiero saber más

    Si te gusta lo que estás leyendo, suscribite ahora a mi lista de correos.

    Prometo no torturarte con publicidad, sino enviarte información útil, algunas reflexiones y de vez en cuando, recordarte mis servicios.

    Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
    Instagram