desintoxicacion con zeolita

Desintoxicación con Zeolita

¿¿¿¿COMER ROCAS???? Sí. Bueno, mejor diluirlas en agua y beberlas. Estoy hablando de la ZEOLITA CLINOPTILOLITA (ZC).

Se trata de un tipo de roca volcánica micronizada que -entre otras- cuenta con estas propiedades:

  • antioxidante
  • antiinflamatoria
  • inmunoestimulante
  • quelante de metales pesados

La capacidad antioxidante de la ZC micronizada se basa en su capacidad de aprovechar los iones metálicos presentes en su estructura como cofactores para la activación de las enzimas antioxidantes.

La acción de la ZC sobre los tejidos linfoides intestinales tiene el mismo efecto benéfico que los metabolitos liberados por los probióticos capaces de mejorar el ecosistema intestinal y potenciar al sistema inmunitario.

Por otro lado la zeolita estimula la producción de linfocitos B e inmunoglobulinas A, aumentando la respuesta inmunitaria frente a parásitos, hongos y levaduras como la cándida.

Con respecto a los metales pesados, obviamente no hay estudios sobre su efecto en el óxido de grafeno, pero en el caso de intoxicación con plomo, la ZC redujo la acumulación en el intestino en más de un 70%, con un efecto protector en el tejido cerebral.

El papel de la ZC ha sido reconocido en la zootecnia y la medicina veterinaria, donde ha proporcionado una clara evidencia sobre la mejora de la aptitud física y la eficiencia de los animales de granja mediante la eliminación de numerosas sustancias nocivas del cuerpo, incluyendo amoníaco, nitratos, micotoxinas y otras toxinas

La suplementación con ZC mejoró la integridad de la barrera intestinal, disminuyendo las concentraciones de zonulina, un marcador de aumento de la permeabilidad intestinal, del que ya te hablé en el post sobre la celiaquía.

Si bien no se ha podido determinar cuál es su acción exacta, se pudo comprobar que la suplementación con ZC mostraba mejoras en los pacientes con alzheimer, posiblemente por su efecto positivo en la microbiota, pero no se descarta el pasaje de partículas extremadamente pequeñas a través de la pared intestinal que pudieran tener un efecto neuroprotector.

Con respecto a la dosis, me encontré con con algunos casos interesantes: en personas que tienen un alto grado de intoxicación, dosis bajas pueden empeorar el cuadro. Resulta que la zeolita tiene una fuerte carga negativa, y por tanto se ve atraída hacia moléculas con carga positiva. Ya que la mayoría de las toxinas (metales pesados, radiación, pesticidas) tienen carga positiva, la ZC es empujada hacia ellos como un imán, atrapándolos en su estructura. Ahora: la ZC tiene mayor afinidad por el plomo que por el mercurio. Supongamos que en un primer trayecto de tu intestino se encuentra con mercurio y lo secuestra, llevándolo en su recorrido pero entonces encuentra plomo: va a soltar el mercurio para agarrar el plomo, intoxicando con el primero esta porción de tu intestino que estaba a salvo del mismo. Esto puede generar “síntomas” que sólo se irán tomando mayores cantidades de ZC.

Por eso, a veces la ZC que viene en suspensión líquida parece más efectiva: porque causa síntomas. Estos síntomas no son de una limpieza, sino de una reubicación de toxinas. Así que lo mejor es tomarla directamente en polvo.

Es por esto también que puede tomarle meses a la ZC terminar de sacar todas las toxinas de tu cuerpo: va a depender mucho del nivel de intoxicación que tengas.

El tamaño sí importa: para que puedan atravesar la pared intestinal y llegar a la sangre, las partículas deben ser de menos de 10 micrones. En este caso, se encargarán de limpiar la sangre. Pero las otras partículas, mayores a 10 micrones, pueden hacer un gran trabajo en el intestino. A veces es necesario tomar dosis mayores para poder lograr una entrada en sangre de la ZC, dependiendo del tipo de “molienda” de que se trate.

Sí recientemente sustancias extrañas entraron en tu cuerpo (guiño – guiño), una dosis de 15 gramos repartida en 3 tomas diarias durante 90 días tendría que ser suficiente para limpiarla. En el resto de los casos (sólo para eliminar metales pesados y radiaciones provenientes del aire, el agua y los alimentos) 5 gramos diarios durante una semana a 10 días podrían ser suficientes.

Acá te dejo además algunos estudios con resultados específicos:

Alivio de los síntomas de la resaca: 2,25 g – 4,5 g, a la mañana siguiente de una “noche de fiesta” [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4555977/]

Inhibir la absorción del alcohol: 5 g con una bebida [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26084226]

Refuerzo de la mucosa intestinal: 1,85 g diarios durante 3 meses [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4617723/].

Aliviar el reflujo gastroesofágico y las úlceras de estómago: 1,5 g diarios durante 2 semanas [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4087055/].

Reducir el colesterol y los lípidos en sangre: 6 – 9 g diarios durante 2 meses [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28605233]

Potenciar el apoyo antioxidante: 5,5 – 6 g diarios durante 1 mes [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28613284
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3334371/]

Estudios de donde tomé los datos:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6515299/

https://www.glycolife.net/post/zeolite-the-dosing-paradox

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6277462/

https://www.isrctn.com/ISRCTN12861674

¿Necesitás empezar ya a hacer cambios en tu vida?

No dejes de leer mi propuesta: Tu Propio Camino.

Está pensado para acompañarte durante 6 semanas en tu proceso de dejar atrás todo lo que te hace mal, para desarrollar todo tu potencial a partir de nuevos hábitos y alimentación.

Quiero saber más

PROMETO NO MOLESTAR!

Si te gusta lo que estás leyendo, puedo enviarte cada mes un resumen de mis publicaciones.

Y en el mismo e-mail, probablemente te ofrezca alguno de mis servicios, pero no voy a enviar e-mails publicitarios molestos, salvo rarísimas excepciones.

¿Te gustaría solucionar tus problemas intestinales?

Mi curso de Salud Intestinal y Microbiota es ideal por varias razones:

MÁS INFO AQUÍ!