Barbijos: historia, hechos científicos y algunas conclusiones

Un poquito de ciencia y de historia

El uso originario de las mascarillas quirúrgicas se incia en Europa a fines del siglo XIX y tenía que ver con lo siguiente: cuando un cirujano estaba muy concentrado operando, podía, sin querer, dejar caer sus babas sobre el paciente. Es como la cofia en la cocina: para evitar que caigan pelos en la comida. 

Un dato no menor es que en la actualidad, si el personal de operaciones tiene algún síntoma de resfrío o gripe, no lo dejan asistir a la operación (es decir, los mismos científicos creen que no sirve como barrera para impedir la transmisión aérea de enfermedades).

El Prof. Dr. Luis Del Rio Diez (jefe de cirugía del Hospital Álvarez de Rosario) publicó en 2016 una investigación crítica sobre el uso obligatorio de la protección facial para los profesionales en el quirófano. El resultado obtenido fue que en la mayoría de los casos se utiliza sólo por respeto a un paradigma y de su detallado estudio puede concluirse que NO EXISTEN PRUEBAS DE QUE EL USO DEL BARBIJO PREVENGA O REDUZCA ALGÚN TIPO DE INFECCIÓN QUIRÚRGICA.

Encontré tres estudios más que establecen que:

  • no se ha demostrado que protejan al paciente en una operación
  • no hacen diferencia en la contaminación del ambiente del quirófano
  • las bacterias aéreas no tienen relación con la infección de las heridas
  • no hay diferencia estadística significativa en las tasas de infección de operaciones con y sin barbijo.

https://link.springer.com/article/10.1007/BF01658736
These results indicate that the use of face masks might be reconsidered. Masks may be used to protect the operating team from drops of infected blood and from airborne infections, but have not been proven to protect the patient operated by a healthy operating team

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2493952/pdf/annrcse01509-0009.pdf
It has not been shown that wearing a mask makes very much difference to the contamination of the theatre environment (13) or that the number of airborne bacteria can in any way be correlated with wound infection

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27115326/
Three trials were included, involving a total of 2113 participants. There was no statistically significant difference in infection rates between the masked and unmasked group in any of the trials.From the limited results it is unclear whether the wearing of surgical face masks by members of the surgical team has any impact on surgical wound infection rates for patients undergoing clean surgery.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4480558/
The study concluded that ‘it is unclear whether the wearing of surgical facemasks by members of the surgical team has any impact on surgical wound infection rates for patients undergoing clean surgery’

Por lo tanto, tampoco hay pruebas de su eficacia en la prevención de transmisión de enfermedades.

Sí hay evidencia que reduce la cantidad de saliva que se expulsa al hablar, toser o estornudar (de esto habrás visto más de un video en las redes), pero hasta ahora, tampoco se ha demostrado concluyentemente que esto sea la causa de transmisión de enfermedades.

Todo lo que tenemos son suposiciones, teorías y recomendaciones pero no hay un solo estudio que demuestre CONCLUYENTEMENTE su efectividad.

No sólo inútiles, además nocivos

Ahora, teniendo en cuenta de que no está probado que conserven la salud de nadie, ¿se han hecho estudios respecto a los daños que pueden provocar?  Sí, pero no han sido difundidos de la misma forma en que se ha difundido la información contraria.

Lo curioso es que habiendo estudios que confirman su utilidad e inocuidad, y habiendo estudios que confirman su inutilidad y perjuicios, sólo nos llegan los primeros, mientras los segundos son censurados… Es como si alguien decidiera por nosotros el tipo de información que debemos recibir.
 
Te cuento las conclusiones de algunos estudios (que podés leer completos en el post de mi web):

  • La ventilación y la capacidad cardiopulmonar de ejercicio se ven reducidas por los barbijos en individuos sanos
  • Los barbijos de tela no son recomendables para el uso en cirugías más allá de las dos horas por producir proliferación de microorganismos.
  • El uso de mascarillas durante operaciones modifican la presión arterial de los cirujanos al disminuir el oxígeno en sangre.
  • Las mascarillas N95 inducen diferentes temperaturas y humedad que influyen profundamente en la frecuencia cardíaca y estrés térmico.
  • Ejercitarse con barbijo puede incrementar el riesgo patofisiológico de enfermedades subyacentes, especialmente cardiovasculares y metabólicas.
  • La humedad relativa dentro de un barbijo es entre 1.5 y 2.6 veces mayor a la humedad ambiente, contribuyendo al crecimiento bacteriano.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7338098/
Ventilation, cardiopulmonary exercise capacity and comfort are reduced by surgical masks in healthy individuals

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6989980/
Newly laundered cloth s not recommended to be used, especially considering that surgeons do not wash the cloth masks daily

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7087880/
Therefore, it can be concluded that N95 and surgical facemasks can induce significantly different temperatures and humidity in the microclimates of facemasks, which have profound influences on heart rate and thermal stress and subjective perception of discomfort.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7306735/
Exercising with facemasks might increase pathophysiological risks of underlying chronic disease, especially cardiovascular and metabolic risks

http://scielo.isciii.es/pdf/neuro/v19n2/3.pdf
Conclusiones. Según nuestros hallazgos, el ritmo del pulso aumenta y la concentración de SpO2
disminuye después de la primera hora de la operación. Este cambio temprano de SpO2 (saturación de oxigeno pulsaciones arteriales) puede deberse a la mascarilla o al estrés de la intervención. Puesto que un ligero descenso en la saturación a este nivel refleja una mayor
disminución de la PaO2 (presion del oxígeno en sangre arterial), nuestros datos pueden tener un
valor clínico para la salud del personal sanitario y para los cirujanos.

https://www.nature.com/articles/s41598-018-35693-w#Sec9
Experimental results show that the measured relative humidity inside the FFR is approximately 1.5~2.6 times higher than that under the initial ambient condition of a temperature of 296.25 K and ambient relative humidity of 34.4%. These results indicate that the wet and warm micro-climate may contribute to bacterial growth. Experimental results of the bacterial distribution indicate that more bacteria exist on the inner surface of the FFR close to the human chin where a larger relative humidity will take place. The wetter and warmer region can be used to qualitatively estimate the bacterial distribution.

https://www.researchgate.net/publication/326039569_Surgical_masks_as_source_of_bacterial_contamination_during_operative_procedures
Based on our research, wemainly draw three conclusions: (1) SMs could be the sourceof bacterial shedding with extended wearing time; thus, werecommend that surgeons must change his/her mask inevery operation interval;

Estos estudios, hechos en deportistas sanos al aire libre durante menos de una hora y en personal médico en un ambiente controlado, ventilado y esterilizado durante dos horas, arrojaron estos resultados.  Exrapolá  esto a una empleada administrativa que pasa 8 horas con ese trapo sobre su cara, a un cajero de supermercado que pasa 10 horas con el mismo trapo, ambos sin poder realizar actividad física ni tomar sol, con una mala nutrición y peor aún:  a los niños, que pasarán a usar sus simpáticos barbijitos con personajes de la tele durante 6 horas en la escuela, mientras su sistema respiratorio y su cerebro aún están en desarrollo…

¿Conclusiones?

Mi conclusión personal es que cuando todos los medios y todos los gobiernos abonan una sola visión de un mismo asunto, dejando de lado y censurando incluso visiones opuestas, algo no está bien.

Que el uso de barbijo dispara en nuestro inconsciente más miedo (no puedo dejar de asociar a la gente con su cara tapada a los bandoleros de las películas del viejo oeste o a los inadaptados de las manifestaciones).

Que no podemos saber qué nos dice, qué piensa nuestro interolcutor, porque la mitad de sus expresiones están cubiertas.

Desde que se sabe que existe el planeta, virus y bacterias han convivido con nosotros. De hecho, tenemos un VIROMA, conjunto de virus que habitan nuestro cuerpo, que incluye los virus de numerosas enfermedades que curiosamente no padecimos ni padeceremos (desde influenza o rhinovirus hasta hepatitis o herpes). El ser humano siempre ha sabido convivir con estos bichos, enfermando a veces para curar después, o para morir, porque la muerte es parte de la vida y un pedazo de tela frente a tu cara no va a evitarla.

El mismo Pasteur admitió en su lecho de muerte que Bernard tenía razón: el microbio es nada, el terreno es todo. Y aún así, nuevas teorías parecen indicar que no todo es como creíamos en el mundo de virus y bacterias.

Me pregunto por qué el virus podría atacarte mientras caminas por la calle (y por eso llevás barbijo) pero al sentarte en el bar en la vereda, te sacás el barbijo mientras tomás una cerveza y comés una pizza, y en ese momento el virus decide pasar de largo.

Me pregunto por qué el virus no va a atacarte cuando bajes el barbijo hasta la pera para enviar un mensaje de audio o encender ese cigarillo.

Me pregunto por qué, una vez más, el Estado tiene derecho a regular sobre mi propio cuerpo cuando no hay ni una sola certeza de que eso sea de beneficio para nadie, y aunque lo fuera, aún es discutible.

Me pregunto por qué si el Estado quiere cuidarme, las tabacaleras fueron una de las primeras industrias en reactivarse cuando se acabó el suministro de cigarillos en plena pandemia, pero nadie incentivó la producción nacional o redujo los impuestos de la vitamina D o la vitamina C, por qué sigue el lobby de las empresas impidiendo el etiquetado correcto de los alimentos nocivos, o por qué no se destinaron más fondos a investigar la vacuna oral del CONICET o el dióxido de cloro que está salvando vidas en muchos lugares.

Preguntas que seguramente, quedarán sin respuesta, pero al menos, espero, despertarán tu curiosidad.

Please follow and like us:

ATENCIÓN: EL 11 DE AGOSTO A LAS 20HS DICTARÉ UNA CLASE ABIERTA Y GRATUITA DE INTRODUCCIÓN A LA ALIMENTACIÓN Y PRÁCTICAS PARA LA SALUD. INSCRIBITE AHORA MISMO EN EL SIGUIENTE FORMULARIO:





    ¿Necesitás empezar ya a hacer cambios en tu vida?

    No dejes de leer mi propuesta: Tu Propio Camino.

    Está pensado para acompañarte durante 6 semanas en tu proceso de dejar atrás todo lo que te hace mal, para desarrollar todo tu potencial a partir de nuevos hábitos y alimentación.

    Quiero saber más

    Si te gusta lo que estás leyendo, suscribite ahora a mi lista de correos.

    Prometo no torturarte con publicidad, sino enviarte información útil, algunas reflexiones y de vez en cuando, recordarte mis servicios.

    Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
    Instagram