¿Cómo hacer en casa el postre Mantecol?

mantecol casero

mantecol casero

Un postre que solía disfrutar mucho cuando era niño es el Mantecol.
Los años pasaron y mi necesidad de golosinas se redujo hasta casi desaparecer.
Las golosinas nunca fueron muy saludables, pero ahora lo son mucho menos: jarabe de maíz de alta fructosa es lo menos dañino que podemos encontrar y de ahí para arriba: todo un muestrario de colorantes, estabilizantes, conservantes, saborizantes, que dejarían atónito a un ingeniero químico. Y ni hablar de las cantidades exorbitantes de azúcar.
En mi intento de conseguir la textura y el sabor, he ido haciendo ensayos hasta conseguir algo que se parece bastante y me gusta mucho, y puedo además ofrecérselo con tranquilidad a mi pequeño de casi cuatro años que lo pide a gritos cuando lo ve.

Así que con ustedes, mi versión del mantecol, halva o simplemente postre de maní, que junto a otras recetas pueden encontrar en mi libro.

• 300grs de maní repelado tostado
• 2 cdas sopera de miel
• 1 pizca de sal marina
• extracto natural de vainilla
• 3 cdas. soperas de aceite de girasol de primera presión (también puede funcionar con aceite de coco, ghee o alguno de oliva que no tenga sabor muy fuerte, siempre extra virgen)

Opcional: maca, cacao, coco rallado, harina de algarroba. Si tenés un almendro o un alto presupuesto destinado a golosinas, reemplazar los maníes con almendras puede ser lo más de lo más.

Procesar el maní en un molinillo para café. Pasar a otro recipiente, agregar los demás ingredientes y procesar con procesador de mano. Aplastar con la cuchara y enfriar. Cortar en cuadraditos y listo!

Comments are closed.

No te pierdas mis publicaciones! Recibí periódicamente en tu e-mail un resumen de mis posts y recetas de cada mes.

El 19 de septiembre comienza….