Volver a cocinar en casa utilizando ingredientes naturales es la base de una mejor calidad de vida

Comunicate por whatsapp +542914136941

Bahía Blanca, Argentina

Razones para no practicar el veganismo

Aclaración importante: a los fines de este artículo utilizaré la palabra “vegetarianismo” para referirme a la dieta ovo-lacto-vegetariana y “veganismo” para referirme a la dieta estrictamente vegetariana, es decir, que no incluye ningún producto de origen animal. No es mi intención atacar la postura filosófica, ética y moral de esta doctrina que proclama el amor por todas las criaturas sintientes, pero que a juzgar por la forma en que se han tomado este artículo en las redes sociales la mayoría de sus enarbolados, de pacifistas, nada. Como indico en la conclusión final, no digo que no tenés que ser vegano, si no que hay unas razones para no serlo en caso de infancia y adolescencia y se resuelve agregando el huevo a la dieta, que puede ser de gallinas criadas en libertad. Y si sos adulto, lo único que digo es que deberías suplementarte correctamente y hacerte hemogramas de vez en cuando. Es sólo una sugerencia a partir de la información que encontré en diversos estudios. Nada más. Por si acaso, recreé un diálogo imaginario entre dos veganos no fundamentalistas que al menos puede llevarte a alguna reflexión.
Hace un tiempo publiqué un artículo con razones para no comer carne, y también otro sobre los inconvenientes de los lácteos industrializados, además de uno sobre lo que yo considero desventajas de la dieta paleo. Y así y todo, yo como algunas carnes (pescado salvaje y pollo de campo) y consumo algunos lácteos (yogur casero), así como también adhiero a algunos criterios del veganismo y a algunas ideas de la paleo. Pero todo esto sin considerarme carnívoro, lactívoro o veganolas etiquetas son eso, etiquetas, y lo único que hacen es poner a las personas en lugares rígidos de lo que cuesta salirse. Creo que hay buenas razones para ser vegano, y buenas razones para no serlo, buenas razones para comer carne y buenas razones para no comerla, etc.  Cada uno evalúa qué razones tienen mayor peso y decide lo mejor para su vida. Yo sólo doy la información, y cada cual decide, profundiza, investiga, etc.  Si en un tiempo aparecen estudios que fehacientemente contradicen a los que yo cito acá, y alguien me los hace llegar, me comprometo a revisar el artículo.

————————————————————————————

Si bien el vegetarianismo puede resultar una práctica alimenticia muy saludable, su derivación más radical, el veganismo, ha demostrado en los últimos años tener algunos efectos poco deseables sobre la salud.

Más allá de la cuestión filosófica y moral que no discutiré en este artículo, el planteo se hace necesario viendo que cada vez hay  más adolescentes que eligen seguir esta tendencia, así como padres que crían a sus hijos bajo esta modalidad.

Si, una vez analizados los pormenores, decidís aún continuar con esta práctica para vos y tu familia, ya es una cuestión personalísima, pero me parece muy importante acercarte algo de información bien respaldada para que puedas tomar las decisiones con una base más sustentable.

Vamos a comenzar por el principio: no existe registro en toda la historia de la humanidad, hasta el siglo XX, de una sociedad o grupo étnico que haya practicado el veganismo como hábito o rutina. Sí en forma de períodos depurativos (en técnicas como el ayurveda), pero no cómo costumbre de vida. Sí se han encontrado restos óseos de humanoides que podrían haber tenido una dieta frugívora… pero estamos hablando de la prehistoria, de la época en que aún nos parecíamos bastante a los chimpancés. También es cierto que no ha habido en la historia de la humanidad una sociedad o grupo étnico que haya tenido computadoras, navegado por internet o ido al cine hasta el siglo XX, lo sé, y este argumento falaz es el que más se utiliza para defender la postura, pero insisto en destacar que no quiero hacer un análisis ético o moral de la cuestión sino uno puramente científico, con permiso de la palabra. Nuestra biología en cuanto a los nutrientes no ha cambiado en nada en los últimos miles de años, mientras que nuestro cerebro en cuanto a su percepción del mundo y las relaciones sí lo ha hecho.

——————–Espacio Publicitario——————–




————————————————————

Pero ¿por qué la práctica del veganismo puede ser perjudicial? Básicamente por la ausencia de dos componentes: el DHA y el EPA, dos ácidos grasos de cadena larga pertenecientes a la familia del omega 3. Todas las demás carencias que los médicos del mainstream tratan de instalar (proteína, vitamina B12, hierro) son muy discutibles y estoy seguro de que pueden evitarse con una correcta selección de los alimentos sin tener que tomar ningún suplemento.

¿Qué es el DHA? El ácido doicosahexanoico tiene entre sus principales funciones (aunque no las únicas) la de recubrir las membranas de las células cerebrales (neuronas) y de las células fotoreceptoras que se encuentran en tus ojos. Si de bebé tuviste la suerte de ser amamantado, seguramente recibiste buenas dosis de DHA que pueden durar hasta dos años dentro de tu cuerpo, ya que si bien son fundamentales, su requerimiento diario es muy bajo.

También es muy imporante el DHA en el crecimiento, la memoria y el desarrollo del sistema nervioso central. Por eso es fundamental que tanto los niños como los adolescentes tengan una ingesta adecuada de este ácido graso. ¿En qué otros alimentos podés encontrarlo además de en la leche de mamá? En el pescado y en la yema de los huevos. Si se trata de huevos de supermercado puestos por gallinas mal alimentadas, en el peor de los casos, obtendrás unos 18 mgs por yema; mientras que si las gallinas están bien alimentadas, e incluso se les da exprofeso alimentos ricos en ALA, como semillas de lino, pueden llegar a tener hasta 120 mg. Es por esto que siendo vegetariano podés acceder al DHA comiendo huevos, mientras que siendo vegano tenés una gran limitación.

En tanto, el EPA (ácido eicosapentanoico) es una especie de mensajero químico muy importante para regular la respuesta inflamatoria y las funciones del sistema inmunológico. Además es la materia prima de las prostaglandinas, fundamentales para el sistema reproductivo, la coagulación de la sangre y la digestión, entre otras funciones. Tampoco está presente en los alimentos vegetales, y sí se encuentra en el pescado, y en el huevo.

¿Pero cómo Ariel, no se pueden convertir otros ácidos grasos como el ALA en DHA y EPA? Bueno, en principio, sí. El ALA presente por ejemplo en las semillas de lino o en las nueces, se convierte en EPA y éste a su vez se convierte en DHA. Pero la tasa de conversión es muy muy baja y además muy variable de persona a persona. Sí, los niños tienen en general una mejor conversión que los adultos, y las mujeres la tienen mayor que los hombres, pero caso a caso se han descubierto demasiadas excepciones como para hacer reglas generales.

La conversión de ALA en EPA tiene una tasa variable del 5 al 10%, mientras que su conversión en DHA se reduce aún más: del 2 al 5%. Además esta conversión consume recursos de tu cuerpo: vitaminas C y B6, además de Magnesio y Zinc, por lo que deberías aumentar la ingesta de estos nutrientes para lograr esa conversión sin tener carencias. La OMS recomienda unos 300mgs diarios de Omega 3 de cadena larga, y la tasa de conversión es tan baja, si quisieras aplicarla (siempre y cuando tengas disponibles los otros nutrientes y tu cuerpo funcione como la química de manual), necesitarías comerte unos 200grs de semillas de lino para obtener esas dosis

Además, sabemos lo difícil que puede ser darle a un niño de comer un bowl de semillas de lino remojadas (le pongas lo que le pongas encima), mientras que un huevo apenas pasado por la plancha para no estropear esos ácidos grasos es un plato al que me atrevo a decir, casi ningún pequeño se resiste. También tené presente que aunque tu niño guste de las semillas (con el mío es imposible), tendría que comer el equivalente a 6kgs de semillas de lino por mes para obtener la IDR de DHA. Aún así, la única forma de saber si la tasa de conversión del peque funciona igual que lo que indican los eStudios realizados, sería con un hemograma, práctica que me parece demasiado cruel a tan corta edad. El huevo, hasta donde yo sé y a riesgo de equivocarme, sigue siendo la mejor opción.

Las algas de mar pueden ser también una buena fuente de DHA (de hecho, los peces comen algas y es de allí de donde obtienen ese ácido) pero, no contienen EPA, que debe obtenerse a partir del DHA por retroconversión, para lo cual se requiere ALA… sí, es todo un poco complicado. Y nuevamente se hace necesaria la pregunta ¿te imaginás a tu hijo de 5 años tomando comprimidos de algas o comiéndolas en una ensalada? 

En un estudio realizado en Austria, se concluyó que no sólo tenían los veganos y vegetarianos una baja ingesta de DHA, sino además una ingesta alta de Omega 6 (en una proporción de 1 a 10, cuando lo recomendable sería 4 a 3) lo que puede traer graves consecuencias tanto a nivel cardiovascular como de tejido celular.

Otro estudio llevado a cabo en Inglaterra encontró diferencias significativas en la cantidad plasmática de DHA entre omnívoros, veganos y vegetarianos, aunque la cantidad para los dos últimos grupos era baja pero aceptable, debo admitirlo. Un hecho no menor es que se trató de adultos en todos los casos, algunos llevando dietas veganas durante menos de dos años (recordemos que podemos tener reservas de DHA hasta por dos años) y es probable que con la gran oferta que existe en el primer mundo, los veganos y vegetarianos hayan estado debidamente suplementados.

Curiosamente, un artículo publicado que afirmaba que el hígado podía transformar el ácido alfa linolénico en DHA y EPA sin ningún inconveniente fue posteriormente retractado y denunciado porque uno de los médicos que lo llevó adelante falsificó o introdujo datos falsos

¿Pero no hay acaso atletas veganos con músculos altamente desarrollados y rendimiento deportivo de excelencia? Sí, los hay. Pero requieren una complementación que no sería posible sin la intervención de los laboratorios que extraen de las plantas y concentran en comprimidos los nutrientes específicos y además cuentan con una disciplina y una genética poco comunes. Este artículo es muy completo al respecto de cómo seguir una dieta vegana complementada para deportistas. Es decir, sí, se puede ser adulto, vegano y deportista sin inconvenientes, al menos en teoría.

Finalmente, mi conclusión (que puede ser equivocada) de acuerdo a los estudios que he leído es: niños y adolescentes no deberían seguir una dieta vegana, mientras que si sos adulto y querés hacerlo, debés conocer minuciosamente las cantidades de nutrientes que ingerís, complementarte correctamente con productos de la mejor calidad y hacerte hemogramas con regularidad en busca de carencias. Algunas faltas de nutrientes pueden tardar años en presentar síntomas, o tenerlos muy difusos como para darse cuenta de que algo malo sucede a nivel bioquímico. También puede ayudar en el caso de que quieras seguir firme en el veganismo, el acompañamiento profesional de Sofía Alzuarena.

 

Comments are closed.