Volver a cocinar en casa utilizando ingredientes naturales es la base de una mejor calidad de vida

Comunicate por whatsapp +542914136941

Bahía Blanca, Argentina

Reflujo Gastroesofágico: podrías padecerlo sin saberlo

reflujo gastroesofagico

¿Tenés carraspera constante o mucosidad al toser? ¿Ardor esofágico? ¿Aftas o llagas bucales? Todos estos -sobre todo si se presentan juntos pero aún estando separados- son síntomas de la Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico o GERD por sus siglas en inglés. Generalmente el primer síntoma (tos, carraspera, garganta seca) se asocia con enfermedades respiratorias, pero el paciente no padece otros problemas como insuficiencia respiratoria, dolores de pecho e incluso sus radiografías están bien. El ardor en el pecho es una señal un poco más evidente, pero a veces estamos tan apurados que ni siquiera nos damos cuenta de que experimentamos esa sensación. Finalmente, las aftas o llagas son tan comunes en algunas personas, que se han acostumbrado a padecerlas y no se cuestionan ya su origen recurrente.

Pero lo cierto es que si tenés todos esos síntomas podrías estar experimentando un problema de reflujo. El reflujo ocurre cuando el píloro, la vávula que separa al estómago del esófago, funciona mal. Eso hace que los ácidos gástricos y a veces la comida, refluyan hacia atrás. A veces parte de este líquido (sobre todo mientras dormís) puede pasarse del esófago a la tráquea e ir a los pulmones, que producirán moco para deshacerse de esta agresión. También puede ir a la faringe, provocando que tu garganta se seque. Y finalmente, hacia la boca, en muy pequeñas e imperceptibles cantidades, pero ese ácido mata algunas bacterias buenas y hace que se formen las aftas.

Generalmente ante este panorama, algunas personas se automedican comprando los llamados antiácidos y otras veces, los mismos son recetados por los médicos. Aparentemente resuelven el problema, al menos de momento, pero lo cierto es que a largo plazo terminan produciendo el efecto contrario y aparece una tendencia a volverse adicto a las pastillas para no experimentar esa sensación luego de cada comida, y con el tiempo, una úlcera es la consecuencia más próxima.

¿Y por qué los antiácidos no dan resultados?

Estudios recientes plantean que en realidad el reflujo no se produce por un exceso de ácidos estomacales como se creía, sino todo lo contrario, por una disminución en su cantidad. Al parecer helicobacter pylori es la bacteria responsable de que esto ocurra, instalándose en el píloro y produciendo a su alrededor condiciones para sobrevivir reduciendo el nivel de acidez, inhibiendo no sólo a los glóbulos blancos que intentan deshacerse de ella, si no también al mecanismo de producción de ácido. Como el ácido es insuficiente, la bacteria sobrevive, mantiene el píloro inflamado y esto hace que los fluidos entren y salgan también. Al tomar un antiácido, reducís casi a cero la cantidad de ácido estomacal y por eso pasa el ardor, pero también mejorás las condiciones para que la bacteria sobreviva y te cures el día del arquero, con suerte.  A largo plazo, terminan produciéndose úlceras, y con muy mala suerte, algunos tipos de cáncer.

——————–Espacio Publicitario——————–




————————————————————

A h. pylori podés combatirla con antibióticos farmacológicos que te dé tu médico de confianza, sólo que antes de hacerlo te va a pedir una endoscopía para asegurarse de que tengas esa bacteria. Peeeero… las endoscopías tienen efectos secundarios que van desde sangrados hasta ulceraciones, incluso unos pocos estudios las relacionan con el cáncer de esófago. Quizás sería más conveniente detectar la presencia de la bacteria en un estudio de sangre, heces o aliento.

También hay muchos casos en los que los antibióticos solos no han podido eliminar la bacteria, pero sí han podido hacerlo con ayuda de arándanos. Al parecer las “berries” (arándanos, frambuesas, moras, etc.) tienen un compuesto especial que permite “aflojar” a la bacteria de su lugar de residencia y así el antibiótico puede hacer efecto. También el jengibre y la cúrcuma parecerían tener ese efecto. Además hay algunos tratamientos naturales con aloe y miel para curar la irritación del píloro y algunos preparados de hierbas que pueden estimular la correcta producción de ácido después de las comidas.

En conclusión, si tenés alguno de los síntomas que te mencioné al principio de la nota, hablá con tu médico de confianza acerca de esta posibilidad, infórmate acerca de los efectos secundarios de los antiácidos y tomá una decisión acertada basándote en información precisa.

Como dice la nota legal de mi sitio web, no me hago responsable de tu salud, mi intención es darte información para que puedas evaluar con más herramientas tu situación y puedas tomar la decisión correcta.

A continuación, links a los estudios científicos en los que me basé para escribir este artículo:

Responsabilidad de h. pylori en el problema del reflujo: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28124156
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28210089
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28164846

Por qué no funcionan y producen efecto contrario los IBP:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10848649

Eficacia de los arándanos para eliminar h. pylori:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26883189
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15543930

Tratamientos no farmacológicos de h. pylori:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27158532
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23612703
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19570992

Riesgos de la endoscopia:
http://www.mayoclinic.org/tests-procedures/endoscopy/basics/risks/prc-20020363

Riesgos de los antiácidos:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26752337

Evolución en el estudio de GERD, h. pylori y sus tratamientos:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3745847/

Casos de ineficacia de los antiácidos:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28393826

Relación entre la tos crónica y el GERD:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28004646

 

 

Comments are closed.
Categorías