Volver a cocinar en casa utilizando ingredientes naturales es la base de una mejor calidad de vida

Comunicate por whatsapp +542914136941

Bahía Blanca, Argentina

Descubrí un alimento vegetal con 25% de proteína, fermentos probióticos y fácil de digerir

Si seguís mis publicaciones, sabrás que no soy un gran amigo de la soja. No consumo –ni recomiendo- la soja texturizada, la leche de soja, y ni siquiera el tofu. ¿Por qué? Bueno, más allá de que se utilice soja de cultivo agroecológico, lo cierto es que esta legumbre tiene gran cantidad de antinutrientes que no son correctamente neutralizados para producir esos alimentos, resultando en una disminución de minerales como el calcio, el hierro o el magnesio durante su ingesta. Es por eso que por ejemplo el tofu, siempre está acompañado de pescado en las preparaciones tradicionales de oriente. Sin embargo, sí recomiendo los fermentados de soja como shoyu y miso, ya que el proceso artesanal de fermentación a base de hongos y levaduras, transforma a la soja en un alimento nutritivo, sobre todo en vitaminas del grupo B y microorganismos muy beneficiosos para tu flora intestinal.

Tempeh producido en Luján, Argentina

Tempeh producido en Luján, Argentina

Hace rato que vengo leyendo acerca del tempeh en publicaciones de otros países, pero nunca había tenido la oportunidad de probarlo hasta hace poco. Se trata de una especie de “turrón” de porotos de soja prensados que ha sido inoculado con un hongo (Rhyzopus Oligosporus), el cual convierte a la soja por medio de su fermentación en un nuevo alimento. El ácido fítico desaparece, y los minerales pueden aprovecharse al 100%, al tiempo que te beneficias de esos honguitos que mejoran tu flora intestinal y obtenés una buena cantidad de proteínas de alto valor biológico.

——————–Espacio Publicitario——————–




————————————————————

Ignacio es un productor de tempeh de Luján, que luego de un viaje de por Asia descubrió este alimento que en países como Indonesia  y otros del Sudeste Asiático es fundamental para mantener una ingesta de proteínas adecuada. Obtuvo varias cepas del hongo y con porotos de soja orgánica cordobesa como base, en el laboratorio de la Cooperativa de Hongos Comestibles de su ciudad comenzó a experimentar hasta obtener un tempeh de excelente calidad.

El tempeh tiene un sabor muy particular: “tiene personalidad” dice Ignacio, y no admite medias tintas “O lo amás o lo odiás”. Hay quienes lo comen crudo o apenas salteado, mientras que en oriente se come frito. Yo hasta ahora no me he animado a ninguna de esas variantes, así que lo vengo marinando en una mezcla de shoyu, aceite de oliva y especias,  y luego lo cocino en una sartén muy gruesa y tapado a fuego muuuuy bajito durante unos 10 minutos. De esta manera, si bien los honguitos de la superficie mueren al contacto con el calor, los del interior permanecen con vida, la consistencia se vuelve más suave y el poroto de soja se digiere más rápido.  Después lo corto en cuadraditos y lo mezclo en los salteados para combinar con distintas cosas: desde quinua o arroz, hasta fideos soba o pasta de sémola candeal. Pero pueden hacerse brochetas, puede agregarse a sopas y guisos o incluso a salsas.

Así que ya sabés, si no comés carnes y estás necesitando proteínas vegetales de fácil asimilación, el tempeh es una excelente opción, y ya se consigue en Argentina… sólo falta que lo empieces a pedir en tu almacén naturista de confianza para que lo hagan llegar a tu ciudad.

Para contactar a Ignacio y conseguir su fantástico tempeh podés comunicarte por las siguientes vías:
Website: http://www.tempeh.com.ar

Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100011578981334&fref=ts

Instagram: https://www.instagram.com/tempehlovers/

Comments are closed.
Categorías